Procesos de transformación para parejas

ENEA= NUEVE MANERAS
AMOR = AMAR
ARTE= CON ARTE Y CONSCIENCIA

Las relaciones de pareja, aunque no nos demos cuenta de ello, se inician desde la parte más profunda de las personas. Esto quiere decir que las personas no se conocen desde la personalidad, sino desde lo que llamamos en Eneagrama desde la Esencia. Esta es la parte más original, más auténtica que tenemos todos los seres humanos.

W RISO

En un momento del camino, las cosas empiezan a cambiar y a veces cambian de una forma silenciosa. O con la irrupción de un conflicto, y los egos (las personalidades) aparecen.

A través de un trabajo terapéutico como es el Eneagrama, la pareja puede encontrar una herramienta de navegación para gestionar los cambios que sean necesarios.

En esta toma de conciencia, los dos miembros de la pareja pueden redescubrirse y volver a celebrar su esencia para que cada uno sea más quien es y desde donde realmente es.

Las nueve personalidades del Eneagrama, a grandes rasgos, nos dicen que las personas se dividen en tres grupos: los reservados e introvertidos. Los asertivos y combativos. Y los responsables y sumisos. Por ello, en la combinación de estas maneras de ser, a cada pareja le tocará hacer un trabajo de transformación específico.

El amor despierta una faceta espiritual con sentimientos de gozo, de dolor por la ausencia, de deseo sexual, o incluso de amor filial al amigo, a la naturaleza y a todos los demás seres.
Desarrollar en el día a día el amor es entender el amar como un arte. El poeta Ibn Arabi habla de un estado del amor al que llama «el amor del amor».

En las nueve personalidades se viven diferente los distintos aspectos que componen el amor o el estar en pareja: seducción · compromiso · fidelidad · el conflicto · comunicación · la ruptura · la libertad sexual · los regalos · el amor, y, en definitiva, son nueve maneras distintas de hacer vínculo.

Uno puede preguntarse:

¿Cómo se plasma la pasión en mi vida, o cómo se plasma la rutina en mi vida?

¿Qué estoy buscando en el otro: que sea como yo, o quizás que tenga aspectos de los que yo carezco?

¿Qué me mueve, a mí o al otro: el trabajo, o el triunfo profesional?

¿Qué me mueve: el dinero?

¿Qué me preocupa: la familia de origen, o la que estoy formando?

¿Me gusta concentrarme en mí o en la pareja, o me entrego a la ayuda a los demás?

No ha habido equivocación con la persona que he escogido. Esa es la mejor opción para mi trabajo de transformación. Solo falta entender el por qué nuestras personalidades están provocando el distanciamiento o el dolor.

E estos son aspectos que pueden aparecer cuando la pareja ya lleva un tiempo de relación, y aquí puede empezar a haber los primeros problemas, desencantos, frustraciones, discusiones, etc.

Cuando dos personas se atraen, podemos hablar de química. La química es algo que sucede, es reactiva. Si vamos profundizando en la relación de pareja, quizás lo que deseamos es que haya alquimia. Y la alquimia se construye. La alquimia incluye lo Femenino y lo Masculino. Y esto quiere decir que hombre y mujer pueden desarrollarse individualmente dentro de la Relación Alquímica-Transformadora.

Se trataría de un Encuentro Consciente de dos monarcas o proceso de individuación, como nos explican en la historia que fue el encuentro entre el rey Salomón y la reina de Saba.

Trabajar con el Eneagrama y que los dos miembros de la pareja puedan conocer cuál es su personalidad y cuál es la de su compañero o compañera permite ir más directamente a resolver los conflictos, los malentendidos, el momento de oscuridad, y también abre un proceso de empatía muy grande entre el uno y el otro, con lo cual los puentes de comunicación vuelven a levantarse y a estar disponibles para esa nueva etapa que va a iniciar la pareja si hay el suficiente Amor.

Marta Martinez, Eneagrama Barcelona. Psicologa. Miembro de la Asociación Española de Eneagrama.